Cifras pavorosas con México en cabeza

El 2006 resultó tremendo, brutal, terrible para el periodismo, el peor de los últimos doce años, porque nada menos que 81 periodistas y 38 ayudantes fueron asesinados en 21 países mientras ejercía su profesión o por expresar opiniones.

Exceptuado el Irak en guerra, México se ha revelado como el país más riesgoso para los periodistas, según cifras difundidas hoy. Allí los bandidos ultiman a cuatro personas cada día, lo que supone 1.500 muertes por año, de acuerdo a un informe de la Cámara de los Diputados.

Además, hay que agregar los profesionales que han muerto en accidente mientras trabajaban, con lo que la cifra alcanza los 150 muertes en el afán de informar.

Son datos que han recopilado la Federación Internacional de Periodistas y Reporteros Sin Frontera. Ambas entidades ponen de relieve una durísima persecución contra los periodistas en el año pasado y también la impunidad de los responsables de esas muertes.

Sólo en la guerra de Irak han caído 170 hombres de la prensa desde la invasión estadounidense, en abril de 2003. De ellos, 64 en el 2006. En Latinoamérica, en particular en México, Colombia y Venezuela, la violencia se cobró las vidas de 37 profesionales de la prensa. Sólo en México fueron diez, lo que le ha convertido en el país más peligroso para el ejercicio del periodismo.

La impunidad no se limita a las zonas de conflicto, como pone de manifiesto el caso de la periodista rusa asesinada el 7 de octubre, Anna Politkovskaya, muy crítica con el gobierno del presidente Vladimir Putin.

Desde que Putin llegó al poder, hace siete años, han sido asesinados cerca de 40 periodistas en Rusia. Ninguno de esos crímenes ha sido aún resuelto de forma satisfactoria. Ni siquiera en los casos de los periodistas más conocidos y apoyados internacionalmente, como era Politkovskaya.

Pero se han cometido muchos más atentados contra la libertad de prensa: 871 periodistas detenidos, 1.472 agredidos o amenazados y 56 secuestrados, el último el fotógrafo peruano Javier Rázuri (un amigo), en Gaza, ayer mismo.

Casi mil medios de comunicación han sufrido censura en el 2006, la mayoría en Tailandia, tras el golpe de Estado que hubo en septiembre. Dice Reporteros Sin Frontera que resulta imposible cuantificar la censura a la prensa en China, Corea del Norte o Birmania, por ejemplo, y los comunicadores que han sido condenados a la cárcel.

Arabia Saudita, Bielorusia, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turkmenistán y Vietnam tienen gobiernos considerados enemigos de Internet. En esos estados han encarcelado frecuentemente a bloggers y disidentes que escriben sus ideas en Internet; algunos sitios han sido cerrados y se han depurado los foros de discusión de los mensajes más críticos.

Francisco R. Figueroa
www.franciscofigueroa.es
www.apuntesiberoamericanos.com
franciscorfigueroa@hotmail.com