Paí Lugo aspira a la presidencia

El obispo paraguayo Fernando Armindo Lugo Méndez, que ha dedicado media vida a la causa de los pobres, le ha devuelto la sotana al Vaticano para meterse de lleno en la carrera electoral para las presidenciales de mayo de 2008, a las que parte como favorito en las encuestas sobre intención de voto.

Lugo, en cuyo país está constitucionalmente prohibido que los curas aspiren a cargos electivos, ha renunciado al sacerdocio en una carta al Vaticano, vía la Nunciatura en Asunción, y sin esperar respuesta hoy se mostró ya públicamente como candidato. No se descarta que el papa Benedicto XVI le imponga un castigo.

El obispo ha emprendido una tarea titánica pues trata de desalojar del gobierno a un partido —el Colorado— que ya llevaba cuatro años en el poder cuando él nació en 1951 y que durante estos 60 años ha dominado ininterrumpidamente la política paraguaya, tanto en dictadura como en democracia. Fue el partido del fallecido general Alfredo Stroessner, cuya dictadura se extendió de 1954 a 1989, y es el partido de todos los presidentes que se sucedieron en el cargo en estos últimos 17 años en democracia, incluido al actual, Nicanor Duarte Fruto, a quien se la atribuye la intención de querer modificar la Constitución nacional para introducir la hoy proscrita reelección presidencial.

El «paí» (sacerdote, en guaraní) Lugo ya era una piedra en el zapato del papa. Con su carta renunciando al sacerdocio se ha convertido en un problema semejante o mayor del que fueron los curas de la Teología de la Liberación a los que el fallecido papa Juan Pablo II combatió con ardor hasta destruirlos. De hecho, Lugo ha sido situado por especialistas en posiciones sociales y políticas inspiradas o derivados de la Teología de la Liberación.

Aunque afirma que no pertenece a la derecha ni a la izquierda porque «en Paraguay sólo hay quienes robaron y quienes fueron víctimas del robo», Lugo se comporta como un cura de izquierdas y es bastante popular. Una reciente encuesta le daba un porcentaje de aceptación electoral superior a la del jefe del Estado.

Se ha mostrado como ferviente defensor de los pobres y frecuentemente zarandea sin miramientos a lo que llama «el estado burgués». Algunos lo han calificado de agitador de masas; otros le han acusado de soliviantar a los campesinos sin tierra; incluso se ha intentado vincularle al sector radical armado que secuestro y asesinó, en 2005, a una hija del ex presidente. Raúl Cubas. «Oportunista», «mesiánico», «cura loco», «cura zurdo»… son algunos de los epítetos que le han dedicado sus adversarios.

El Vaticano, que no da puntada sin hilo, ya había actuado contra Lugo cuando en enero de 2005, sin dar explicaciones públicas, parece que lo fulminó como obispo de San Pedro, el territorio más pobre del Paraguay y su tierra natal. El Anuario Pontificio afirma, sin embargo, que Lugo renunció. Un caso poco frecuente de ser así pues Lugo ni está enfermo ni es un anciano. Quedó como obispo emérito. Juan Pablo II había nombrado a Lugo obispo de San Pedro en abril de 1994. Hay quien asegura que ese fue uno de los goles que le colaron al papa polaco.

La posición oficial del Vaticano es que «la Iglesia no puede ni debe emprender por cuenta propia la empresa política de realizar la sociedad más justa posible», según una encíclica de Benedicto XVI. La Iglesia católica en Paraguay se ha levado las manos en el asunto y ha dicho que «la autoridad competente es la Santa Sede». Es decir, lo que diga el papa.

Lo que Lugo predica no parece adecuado a los gustos de Roma. Hay tramos de su discurso que suenan a «chavismo» iniciático, como cuando defiende la necesidad de «devolver al pueblo toda la soberanía y todo el poder» o cuando proclama que «el cambio en la conciencia ciudadana ha comenzado y es como una avalancha que no podrá ser detenida ni por las fuerzas del mal».

Pero Lugo niega tener relación con el líder venezolano, Hugo Chávez. Reconoce, sí, haber estado en Caracas este año para «conocer un poco el proceso venezolano que me parece interesante y diferente».

Y reconoce también que el nuevo escenario en América Latina «con partidos de izquierda y modelos de socialismo del siglo XXI va ensayando nuevas formas de gobernabilidad y de dar respuesta a los grandes desafíos de la región. Eso es algo muy estimulante».

«Pido al pueblo que ejerza con coraje su condición de soberano y que se sume, sin temor, a esta gran cruzada para limpiar a la República de la maleza perversa que la condenó a esta lamentable situación de abandono», dice. «Tenemos que poner punto final y definitivo a esta larga historia de exclusión», agrega.

Líder de la flamante organización de izquierda «Tekojoja», que significa «Igualdad» en guaraní. «Tekojoja» parece un partido a la medida de Lugo, para luchar por el poder. «Mi base (política) es la ciudadanía pobre, la gran mayoría descontenta», afirma él.

Lugo es, además, el promotor de la Concertación Nacional, una coalición conformada en agosto pasado por los cinco partidos de la oposición parlamentaria a Duarte Frutos. También es el propulsor de la organización Resistencia Ciudadana, que agrupa tanto a los principales partidos políticos de la oposición como a las cinco centrales sindicales y a más de un centenar de asociaciones civiles de Paraguay.

Francisco R. Figueroa
25/12/2006
www.franciscofigueroa.es
www.apuntesiberoamericanos.com
franciscorfigueroa@hotmail.com

1 comentario:

parapiti pora dijo...

EN TODAS PARTES SE CUECEN HABAS: FERNANDO LUGO, LA GRAN ESTAFA. (Luis Agüero Wagner http://judasiscarioteenlaarenapolitica.blogspot.com)

No crean que son originales. En Paraguay, la ultraderecha pretende estafar presentando como izquierdista a Fernando Lugo, candidato del Vaticano y la Embajada norteamericana. Si no es cierto, que respondan.

CUESTIONARIO PARA LUGUISTAS:

Una prensa maccartista que los paraguayos heredamos de Stroessner pretendió hacernos creer que el obispo “de los pobres” Fernando Lugo era un candidato de la izquierda, como si la Iglesia Católica fuera referente de institución progresista. A ellos les planteamos estas interrogantes:

¿Es izquierdista Ricardo Canese (dirigente luguista) cuando defiende la política de biocombustibles de George W. Bush?
¿Alguno de los dirigentes luguistas protestó alguna vez por las injerencias de James Cason?
¿Recibe dólares de USAID la ONG “Gestión local” de Guillermina Kanonikoff y Raúl Monte Domecq?
¿Estuvo Camilo Soares en noviembre del año 2000 en un congreso financiado por la NED?
¿Fue o no publicitado Lugo por el diario ABC color, propiedad de Aldo Zucolillo, favorecido del agente de la CIA Leonard Sussman cuando era perentorio fabricar bien remunerados disidentes a la dictadura?
¿Firmó Julio Benegas, empleado de Zucolillo, un contrato con Bryan Finnegan ( de la AFL-CIO) el 21 de Setiembre de 2005?
¿Recibió la casa de la Juventud –cuna del PMAS- 127.000 dólares de IAF en el año 2004?
¿Puede ser de izquierda gente financiada por la NED, institución creada como alternativa a la CIA por el imperio?