Cuba: pirotecnia vaticana

FRANCISCO R. FIGUEROA / 28 marzo 2012

El papa de la Iglesia católica, Joseph Ratzinger, con motivo de su viaje a Cuba, manifestó que el régimen castrista es anacrónico y apremió a los cubanos a luchar para construir una sociedad abierta y renovada.

Las afirmaciones de Benedicto XVI fueron de gran valor político, además de haber sido dichas a la cara de la dictadura cubana, prácticamente en las barbas de Fidel Castro y algunas frente a su hermano y heredero, el general Raúl Castro.

Pero para los efectos prácticos resultaron puro humo, pirotecnia vaticana.

El papa alemán dijo otras cosa relevantes. Acabó una homilía con un llamativo emplazamiento a los cubanos para que «con las armas de la paz, el perdón y la comprensión, luchen para construir una sociedad abierta y renovada, una sociedad mejor, más digna del hombre...».

En un saludo a la llegada a Santiago de Cuba habló de paz, de justicia, de libertad y de reconciliación. También de las justas aspiraciones y los legítimos deseos de todos los cubanos, en una país que, según él, se esfuerza por renovar y ensanchar sus horizontes.

Pero, así como en la parábola evangélica del sembrador hay semilla que cae entre cardos y se asfixia, la prédica de Benedicto XVI fue al marabú, ese arbusto espinoso, pertinaz, dañino, de troncos duros y tortuosos, de entramado impenetrable, que infecta los campos de Cuba, y constituye una metáfora del castrismo.

Para que no hubiera dudas, el régimen contestó al pontífice antes de que se fuera. Lo hizo por medio del vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo. «En Cuba no va a haber una reforma política», arguyó el alto funcionario ante periodistas extranjeros llegados a La Habana para cubrir la visita del papa.

El Vaticano sabe sobradamente que Fidel Castro no dará nunca su brazo a torcer y que a estas alturas de los acontecimientos no se lo retorcerá su hermano menor.

Como explicó Murillo, los cambios en curso en Cuba son una «actualización del modelo económico» castrista para hacerlo sustentable. Y es que ese modelo es una ruina, hace aguas por los cuatro costados y sobrevive a duras penas de la dádiva venezolana.

De manera que el papa alemán ha predicado en el desierto, del mismo modo que su antecesor en el trono de san Pedro, el polaco Karol Wojtyla, cuando estuvo en La Habana en 1998 aureolado como un campeón del anticomunismo y uno de los grandes artífices del desplome del bloque soviético, del que Cuba fue la punta de lanza frente a Estados Unidos.

Después del paso de Juan Pablo II, la isla de los hermanos Castro permaneció, sin embargo, impasible, hasta el punto de que 14 años después Ratzinger machaca sobre el mismo clavo.

Aquel viaje papal consiguió abrir las iglesias y un seminario, así como una tolerancia para la Iglesia católica en Cuba hasta entonces reducida a las catacumbas. Con el actual, más que catalizar un cambio político, el Vaticano persigue que el régimen comunista permita la construcción de templos y, eventualmente, algún colegio religioso.

El papa alemán es presentado por algunos de sus hagiógrafos como un firme defensor de las libertades frente al absolutismo. Benedicto XVI dijo a los periodistas de su comitiva algo en ese sentido. «Es obvio que la Iglesia siempre está al lado de la libertad, la libertad de conciencia, la libertad de religión», sermoneó.

Pero, obviamente, eso no es tan obvio. Ahí está la historia para demostrar lo contrario: el oscurantismo de la Iglesia, su alineación con toda clase de déspotas, su intolerancia, sus inquisiciones, y su encubrimiento de gentuza como el cura pederasta y corrupto mexicano Marcial Maciel, aunque el Vaticano niega que Ratzinger y Wojtyla protegieran la «faceta oscura» de la vida del fundador de los Legionarios de Cristo, contrariamente a lo que afirman víctimas de sus abusos sexuales, a los que el pontífice no quiso ver durante su estancia en México.

Incluso en el caso cubano la Iglesia católica sigue contemporizando con el régimen. Basta leer la entrevista que dio el jefe de esa Iglesia en Cuba, el cardenal y arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, a L’Observatore Romano, el periódico del papa, con motivo de la visita del pontífice a la isla.

La Iglesia solo tuvo una concesión política tras la visita que hizo a La Habana en 2008 el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado vaticano. Dos años después más de un centenar de pesos políticos fueron liberados. En realidad, los Castro se los quitaron de encima aprovechando la generosidad de España, que termino acogiéndoles junto con sus familiares (más de 700 personas en total).

A la hora de la verdad el papa habló en Cuba pero no se mojó. No recibió a los disidentes, que le pidieron una audiencia en un pliego firmado por 700 personas. Apenas querían decirle que en Cuba no hay libertad, esa libertad de la que Ratzinger hablaba antes de llegar, ni se respetan los derechos humanos, que se tortura y que la represión es diaria y está en aumento, tal como muestra el último informe de Amnistía Internacional.

Ni siquiera el cardenal Ortega ha recibido a los opositores para no empañar el viaje papal, pese a que durante más de tres meses se lo han pedido en todos los tonos. Incluso el cardenal permitió el desalojo por la fuerza de los trece opositores que se encerraron en una iglesia en La Habana para pedir que el papa se hiciera eco de sus reivindicaciones.

Lo dicho: fumata negra que se disipa prontamente sobre los cielos cubanos.

1 comentario:

Cachafás dijo...

Todo puro vulevú. Límites negociados y cada uno a intentar sacar su "tajada" de imagen. Lo mejor, para mí, la "ingenua" pregunta de un Fidel que, incluso gagá, no pierde la sorna: "¿qué hace un Papa?".